Anguiano

La Danza de Anguiano

Componentes

Para que la Danza de Anguiano pueda llevarse a efecto son necesarias bastantes más personas de las que a primera vista pudiera parecer.

Danzadores

Los danzadores siempre son ocho, y tienen por jefe al Cachiberrio.

Hasta hace unos años todos eran naturales de Anguiano, pero desde el éxodo rural de los años sesenta y con el descenso de la natalidad, la mayoría son jóvenes nacidos fuera de la localidad pero descendientes de ella.

Entre los danzadores siempre ha habido unos llamados “fijos” y otros que, a modo de “reservas”, danzan de manera esporádica algunas tardes de las fiestas en el lugar que les dejan aquellos. Normalmente un danzador fijo lo es hasta que decide retirarse, cuando lo hace deja “la ropa” al siguiente quien, de alguna manera, se siente “apadrinado“ por su antecesor.

En cuanto a la permanencia de un danzador en activo, podemos decir que no hay regla fija, aunque lo más habitual es estar danzando unos siete u ocho años.

Si un joven quiere ser danzador debe tener formalidad, compromiso y cumplimiento de sus deberes, guardando además, y siempre que vista las ropas de la Danza, la compostura y el respeto a la tradición de sus mayores.

Confeccionada por la Asociación “Danza de Anguiano” y por Jesús María Martínez Alesanco, existe una extensa lista con los nombres de los danzadores que alguna vez se han calzado los zancos, ésta podemos encontrarla en el libro de Jesús María Martínez Alesanco La Danza de los Zancos desde 1603 a 2003 en Anguiano (400 años de documentos), en las páginas 72, 73, 74 y 75.

Danzadores. Foto Fernando
Danzadores. Foto Fernando.
Músicos. Foto Fernando.
Músicos. Foto Fernando.

Músicos

La mayoría de las veces han tocado tres (dos gaitas y un tambor), aunque también, en ocasiones, han sido un gaitero y un tamborilero los contratados, sobre todo por cuestiones de presupuesto.
Respecto a los instrumentos, nada sabemos del tipo de gaita que usaron los músicos anteriores a 1912, pero lo que sí sabemos, salvando algún corto periodo de tiempo,  es que desde esa fecha hasta la actualidad son exactamente las mismas gaitas las que rompen el aire de Anguiano.

Cachiberrio

Personaje popular y pintoresco de tradicional importancia en muchas danzas de España.

El Cachiberrio de Anguiano es un personaje simpático, poeta local que compone y recita versos de sencilla rima para la Santa. Si dedica troqueaos a las autoridades, no pierde ocasión de pedir tal o cual mejora en el pueblo. Si sus versos se dirigen a personas de dinero, aprovecha y les pide unos cuartos para merendar. Tiene, por tanto, licencia para el “descaro” y necesita, por ello, osadía y arranque en sus actuaciones; cualquiera no sirve para ser cachiberrio.

Nunca el cachiberrio ha cobrado cantidad alguna como tal. En ocasiones era el encargado de recoger el dinero que la gente les daba por los troqueaos dedicados, pero siempre eran para el grupo.

Cachiberrio foto Fernando
Cachiberrio foto Fernando

El entorno de la danza

Son todas las personas con labores esenciales en el tema de seguridad, en el atado de zancos y ajustes de indumentaria.
Esta tradición de la Danza necesita un engranaje para durar en el tiempo; una cadena de personas que por costumbre y voluntad se vayan haciendo cargo de una serie de tareas en el préstamo de asistencia y de apoyo al danzador. Son personas voluntarias, indispensables, que componen lo que se denomina “el entorno de la Danza”.
Casi nadie repara en ellos, pero siempre están ahí. Hacemos fotos al danzador mientras le ponen los zancos, y no sabemos apreciar que al menos en ese instante, la estrella es el atador. ¿Y cuando bajan la Cuesta o se tiran las Escaleras…?, ¿podría acaso haber Danza sin sus brazos protectores, sin su exacta colocación?. La mayoría han sido danzadores, pero hay alguno que no.

Entorno a la Danza. Atador de Zancos. Foto Chema
Entorno a la Danza. Atador de Zancos. Foto Chema
Entorno a la Danza. Foto Fernando