Anguiano

Arte

Torre de la Iglesia de San Andrés
Torre de la Iglesia de San Andrés
Iglesia San Andrés en el barrio Mediavilla
Iglesia San Andrés en el barrio Mediavilla
Iglesia San Andrés
Iglesia San Andrés
Interior de la Iglesia de San Andrés en 1944
Interior de la Iglesia de San Andrés en 1944
Iglesia de San Andrés, Capilla
Iglesia de San Andrés, Capilla
Iglesia de San Andrés. Retablo Mayor, obra barroca de Diego de Ichaso (1672-1686)
Iglesia de San Andrés. Retablo Mayor, obra barroca de Diego de Ichaso (1672-1686)

Enclavada en el barrio de Mediavilla, fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1982.

En 1546 Juan Pérez de Solarte inició su construcción actual sobre una preexistente; entre 1610 y 1613, Juan de Mendieta concluía capillas, coro alto y torre; y Juan Díez y Martín de Haza engrandecían la sacristía en 1658.

Edificio de sillarejo y mampostería con ingreso de medio punto a los pies en portada de decoración austera y torre de tres cuerpos con sección cuadrada. De modelo tardogótico realza la magnificencia del espacio creado por la planta tipo salón formada por tres naves de tres tramos, descansando las bóvedas en cuatro columnas cilíndricas que apenas son perceptibles dentro del grandioso espacio del templo. La Iglesia se remata con un presbiterio ochavado de cinco paños. En la planta se resalta la nave central que es ligeramente más ancha que las laterales, y los tramos correspondientes de igual longitud; resultando, en San Andrés, una planta casi cuadrada, que con todas las naves de igual altura y las columnas esbeltas, forman un espacio casi diáfano en el que uno podría desorientarse fácilmente a no ser por la referencia del presbiterio.

El lenguaje gótico utilizado es tan inexpresivo como epigonal, resaltando la funcionalidad lograda, creando un espacio grandioso, que podría confundirse con una lonja o edificio comercial, y desarrollando hasta sus últimas consecuencias los paradigmas del templo de planta salón, muy difundido en el XVI en la Rioja, cuyos ejemplos más sobresalientes son Santo Tomás en Haro, San Cosme y San Damián en Arnedo, y la Redonda en Logroño.

A los lados del primer tramo nos encontramos con capillas bajo cubiertas de aristas. La del lado del Evangelio está protegida por una reja fechada en 1638 en una inscripción referente a la construcción del espacio y a sus patrocinadores. Simétrica a esta capilla, en el lado de la Epístola, otra también custodiada con reja datada en 1603, que alberga retablo barroco interesante por su imaginería.

La funcionalidad de su arquitectura está eficientemente contrarrestada con la belleza de sus retablos, que rompen la monotonía de sus superficies.

Destaca el retablo mayor, obra barroca realizada por Diego de Ichaso entre 1672 y 1686. Se compone de banco, dos cuerpos de tres calles y ático en horno, y muestra las columnas salomónicas características de la época. El sagrario, configurado en templete, responde a un proyecto de Francisco de la Cueva, quien lo ejecutó en colaboración de Diego de Ichaso en 1678, dorándolo dos años más tarde Juan de Arteta. En el conjunto, imaginería coetánea de Pedro de Oquerruri, representándose en relieves y figuras de Caridad, San Lorenzo, San Pedro Mártir, la Sagrada Cena, la Anunciación, Santo Domingo de la Calzada, San Antonio de Padua, Santa Lucía.

En la cabecera de la nave del lado de la Epístola, retablo barroco del XVII, obra de Diego de Ichaso, con imágenes del XVI y XVII entre las que cabe señalar una talla sedente de la Virgen, ejecutada con arreglo a los criterios estéticos romanistas, con excepción de su rostro, de facciones populares y adustas.

En el segundo tramo, retablo con banco en urna, con imagen manierista de Cristo Yacente.