Anguiano

Las vides salvajes de Anguiano. En Anguiano también hay vino.

Las vides salvajes de Anguiano. En Anguiano también hay vino.

El presente apartado ha sido confeccionado por el Enólogo Victor Sicilia. Desde el Ayuntamiento de Anguiano queremos agradecerle tan amable y desinteresada colaboración.

INTRODUCCIÓN. Vides salvajes en La Rioja.

La presencia de la primera población de vid salvaje conocida en La Rioja, la cual crece en el término municipal de Anguiano a lo largo del valle del río Najerilla, fue referida por Martínez de Toda y Sancha en 1999. Tras los trabajos de investigación, quedará también catalogada como la población de vid salvaje más numerosa de España.
La mayor parte de la población se encuentra frente a las ruinas de la Granja, entre el camino de Escarzosa y la Mesa de Castillo. También las vemos, pero en menor proporción, en el camino de Anguiano a Matute en las proximidades de las ruinas de La Granja y del río Najerilla.

Siguiendo la clasificación de Levadoux (1956), calificaron esta población como salvaje o lambrusca espontánea de tipo mestizo, es decir, que es el resultado de la hibridación de vides silvestres autóctonas con variedades cultivadas antiguamente, conviviendo ejemplares macho, hembra y hermafrodita.
Esta población mestiza presenta un importante componente autóctono, lo que la convierte en un recurso fitogenético de primera magnitud para la viticultura riojana, ya que puede ayudar a paliar, al menos en una parte, el problema de la erosión genética del viñedo riojano, aunque no por ello está exenta de peligros y amenazas (Prado y Martínez de Toda, 2008).

ORIGEN.

El importante entorno histórico que rodea a Anguiano, las características morfológicas de las vides salvajes encontradas y el conocimiento de la historia vitícola riojana nos lleva a deducir que esta población proviene de mestizajes de vides silvestres autóctonas con antiguas variedades cultivadas para el monasterio de Valvanera, ubicado dentro del término municipal de Anguiano.
Aunque hoy en día no se cultivan viñas en la zona porque sus condiciones climáticas dificultan el óptimo desarrollo de la vid para vinificación, se tiene constancia escrita de que desde el siglo XI el convento de La Granja de Anguiano, hoy en ruinas, plantaba vides para satisfacer la necesidades de vino del monasterio de Valvanera (García-Turza, 1990).
Las variedades cultivadas por aquel entonces nos son aún desconocidas aunque se está trabajando en análisis de ADN para obtener información detallada y conocer más de cerca estas vides salvajes.

DEFINICIÓN

La vid salvaje, al igual que las vides que conforman los conocidos viñedos riojanos, pertenece a la especie Vitis vinifera L. Su carácter natural es de planta trepadora por lo que suele apoyarse en árboles como tutor sobre los que se desarrolla para alcanzar zonas altas más iluminadas. Cuando fructifica presenta pocos y sencillos racimos con pequeñas uvas de sabor agrio.

Estas vides son especies de gran valor ornamental que, de forma natural, entran a formar parte de los llamados bosques de galería o de ribera, por lo que su presencia contribuye a incrementar las mejoras ambientales propiciadas por este tipo de formaciones vegetales, tales como protección de los suelos en pendiente frente a la erosión, conservación del agua, refugio y alimento para la fauna silvestre, atenuación de la intensidad de la insolación y de las heladas, etcétera, y además, contribuye también a incrementar el, ya de por sí elevado, valor paisajístico de los bosques de galería de Anguiano.

OBSERVACIONES Y DATOS

La toma de datos en campo se realizó desde finales de primavera hasta principios de otoño del año 2007. Para realizar esta exploración se contó con ortofotografías actualizadas y georreferenciadas del terreno a escala 1:1000 obtenidas del visor SIGPAC del Gobierno de La Rioja-Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y se reticuló la superficie de trabajo para facilitar el recorrido de la misma y la identificación de los objetos existentes en ella, obteniéndose 121 cuadrículas de unos 0'03 Km2 cada una y haciendo corresponder a cada cuadrícula una ortofotografía.

Montaje de las cuadrículas con ortofotografías a escala 1:1000 organizadas en filas y columnas.
Montaje de las cuadrículas con ortofotografías a escala 1:1000 organizadas en filas y columnas.

Desde la Universidad de La Rioja se diseñaron unas fichas de inventario específicas para este trabajo, que se confeccionaron a partir de una selección de los caracteres descriptivos de las variedades y especies de Vitis acordados por la Oficina Internacional de la Viña y del Vino (OIV), por la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV), y por la International Board for Plant Genetic Resources (IBPGR), según informa Pouget (1983), y teniendo en cuenta la experiencia metodológica previa de Lacombe et al. (2003).

La selección de los caracteres ampelográficos descriptivos incluidos en las fichas de inventario, se realizó en función del potencial interés de aplicación paisajística de los mismos.
Las fichas permitían, también, recoger datos e información sobre los peligros y las amenazas a los que se veían sometidos tanto los ejemplares de vid individualmente, como la población al completo y la vegetación acompañante en general.

  • Ficha de inventario para el momento de Floración-Cuajado, diseñada a partir de una serie de caracteres descriptivos seleccionados de entre los homologados para las variedades y especies de vid.

En esta población de vid salvaje espontánea de tipo mestizo se han encontrado un total de 228 individuos, estando cada uno de ellos identificado por un código de 4 dígitos y localizado geográficamente por sus coordenadas UTM, en el huso 30N del ED-50.

Del total de ejemplares localizados, 26 de ellos han presentado flores masculinas, 36 las tenían femeninas, 79 hermafroditas y en 37 casos no ha sido posible identificar con seguridad si eran femeninas o hermafroditas por carecer de inflorescencias. En términos generales, todos estos ejemplares eran adultos. Estos resultados confirman el carácter de vid espontánea de tipo mestizo de esta población de vid salvaje.

CARACTERIZACIÓN PAISAJÍSTICA DE LA VID SALVAJE EN ANGUIANO

En esta zona de estudio pueden distinguirse, desde un primer momento, dos tipos de formaciones vegetales boscosas: el bosque de ribera y el carrascal.

De los distintos tipos de bosques de ribera definidos, es la alameda de álamo negro la que se instala en este paraje.
Las alamedas, en general, pueden considerarse bosques de tipo eurosiberiano que penetran en la región mediterránea como consecuencia de la humedad de los suelos. Esta sería la explicación de la presencia aquí de especies vegetales propias de aquella región biogeográfica (Fernández y Arizaleta, 1991).
En esta en particular, la especie principal es el chopo o álamo negro (Populus nigra), apareciendo menos frecuentemente el sauce blanco (Salix alba), el álamo blanco (Populus alba) y el fresno de hoja estrecha (Fraxinus angustifolia).
Este conjunto de especies arbóreas da lugar a un estrato de copas denso (90-100% de cobertura), que puede elevarse hasta una altura de 15 metros sobre el suelo.
Por debajo de este dosel existe otro nivel leñoso formado por individuos jóvenes de las especies anteriores, a los que se añaden con frecuencia algunos arbolillos de cierta talla, como avellanos (Corylus avellana), majuelos (Crataegus monogyna), boneteros (Evonymus europaeus) o cornejos (Cornus saguina), y algunos sauces arbustivos (Salix fragilis, S. triandra, S. eleagnos, S. purpurea, etcétera).

El estrato herbáceo es de fisionomía graminoide con abundancia de hemicriptófitos, destacando Poa angustifolia, P. pratensis, Brachypodium phoenicoides, B. sylvaticum, Agrostis stolonifera, Dactylis glomerata y Elymus hispidus. Finalmente, en este ambiente nemoral es muy numeroso el grupo de las plantas trepadoras, destacando Rubus ulmifolius, Bryonia dioica, Clematis vitalva, Rubia tinctorum, Galium aparine, Humulus lupulus, Hedera helix, y por supuesto, nuestra protagonista, las formas salvajes de Vitis vinifera.

Al alejarse de la influencia del río, la vegetación cambia gradualmente apareciendo las comunidades vegetales de carácter climático hacia un tipo de bosque esclerófilo mediterráneo, conocido como el carrascal de Quercus ilex subsp. ballota. El carrascal que aquí aparece es un carrascal muy degradado y relegado al borde de la carretera y de los caminos, al límite entre fincas y a aquellos terrenos que, por su pendiente o por la insuficiente calidad de su suelo, son poco adecuados para ser puestos en cultivo.

En las condiciones del medio físico, edáfico, climático y biológico de Anguiano, la diversidad de tamaños encontrada entre los distintos ejemplares de vid salvaje espontánea de tipo mestizo ha sido grande.  Desde plantas muy jóvenes como los ejemplares 3D02, 3D03, 3D04, 3D06 ó 3D07 (de 2 a 6 pequeños pámpanos naciendo a ras de suelo), hasta plantas con tamaños extraordinarios de hasta 12 metros de altura aproximadamente, y con una envergadura horizontal de desarrollo de la vegetación de hasta 20 metros, como en los ejemplares 2L02 (macho), 5B01 (hembra) ó 6E03 (dudosa entre hermafrodita o hembra).
La edad de los individuos encontrados es muy variable, desde los recientemente nacidos hasta los más añosos, que en ninguno caso lo son demasiado. Como parámetro indicativo de la edad, indicar que el tronco o liana de mayor perímetro midió 22 cm.

De las 228 plantas que integran esta población, en 31 casos el crecimiento es postrado o rastrero sobre el suelo directamente o, con mucha mayor frecuencia, sobre gravas o cantos rodados de distinto tamaño en las zonas de acumulación en las que éstas aparecen.
En el resto de los casos, la planta se aprovecha del fuste y de las ramas de algún árbol cercano para, trepando por ellos, alcanzar niveles suficientemente altos sobre el suelo como para que la cantidad de luz capturada sea la adecuada para su desarrollo. Las especies arbóreas más aprovechadas como tutor son el majuelo (Crataegus monogyna) en 39 ocasiones, el arce de Montpellier (Acer monspessulanum) en 36, el arce común (Acer campestre) en 33 y la encina (Quercus ilex subsp. ballota) en 22 casos.

Vid salvaje localizada en el Término Municipal de Anguiano. Foto Víctor Sicilia
Vid salvaje localizada en el Término Municipal de Anguiano. Foto Víctor Sicilia

PELIGROS Y AMENAZAS A LOS QUE ESTÁ EXPUESTA LA POBLACIÓN DE VID SALVAJE

El estado sanitario general de la población se puede considerar como bueno, ya que no presenta grandes afecciones por plagas o enfermedades y por tanto, este aspecto no va a suponer una amenaza para su supervivencia.


Sí se han registrado otros peligros y amenazas directas para la supervivencia de la población:

  • Desarrollos urbanísticos en su área.
  • Desbroce no selectivo de las lindes del río para facilitar el acceso a los cotos de pesca.
  • Repoblaciones forestales y tratamientos silvícolas asociados.
  • Ramoneo por el ganado.
  • Tratamientos herbicidas en las lindes de los campos de cultivo.
  • Roturación de terrenos para su puesta en cultivo.
  • Labores de mantenimiento y mejora de las instalaciones hidráulicas.
  • Labores de mantenimiento y mejora de la carretera LR-113.
  • Salinización accidental del suelo por el manejo inadecuado de sales fundentes en invierno.


Como ejemplo y prueba del proceso de deterioro de la población, se puede indicar que en el periodo de tiempo que medió entre la toma de datos de junio-julio y de septiembre se registró la desaparición de varios ejemplares de vid salvaje, y de sus respectivos tutores, como consecuencia de procesos de urbanización y obras que se han dado en los terrenos próximos a la carretera.

A la vista de esta situación y conocidas las características y el estado general en el que se encuentra esta población de vid salvaje, resulta urgente desarrollar figuras de protección del espacio natural sobre el que crece, bien como Lugar de Interés Comunitario, Área Natural Singular o como cualquier otra figura que la legislación permita.
Complementariamente, deberían desarrollarse programas de multiplicación y conservación del material vegetal existente, evitando así que se pierda parte de la variabilidad genética que presenta actualmente.

En cualquier caso, se considera conveniente que la gestión de la figura de protección bajo la que se ampare debería propiciar la autofinanciación de la misma, ya que de esta forma se podría actuar de manera más autónoma e implicar en el proyecto de protección y en la supervivencia de la población de vid a las gentes que viven en las cercanías de este espacio natural, tanto de manera inmediata como a más largo plazo.

CONCLUSIONES

El análisis de las características morfológicas externas de los ejemplares de esta población espontánea, desde un punto de vista ornamental, ofrece resultados muy prometedores de cara a su posible utilización en jardinería de entornos urbanizados o de otro tipo.

Finalmente, el estado sanitario global de la población de vid se puede considerar como bueno, pero los peligros y amenazas a los que está expuesta no son pocos y se deben, principalmente, a la actividad humana, tanto por acción como por omisión y desconocimiento, por lo que sería necesario desarrollar programas de divulgación y concienciación, y también establecer medidas de protección concretas y precisas, no sólo para los ejemplares de vid en particular, sino también para las formaciones vegetales del bosque que los albergan.

A nivel recreativo, la visita y contemplación de las vides salvajes que componen la población localizada en Anguiano puede enmarcarse dentro en un estupendo paseo entre alamedas y carrascales o como entrante hacia las diferentes rutas de senderismo y largas GR que atraviesan el territorio.

BIBLIOGRAFÍA

American Journal of Enology and Viticulture

  • Autores: Martínez de Toda, Fernando; Sancha, Juan Carlos
  • Título: Characterization of Wild Vines in La Rioja (Spain).
  • Am. J. Enol. Vitic. 1999 50:443-446


Zubía, del Instituo de Estudios Riojanos

  • Autores: Prado Villar, Eduardo; Martínez de Toda, Fernando
  • Título: Distribución territorial, caracterización paisajística y peligros y amenazas a los que está expuesta la única población de vid salvaje (Vitis vinifera L.) del Valle del Najerilla (La Rioja).
  • Zubía. 2009 27:177-202


VI Foro Mundial del Vino

  • Autores: Prado Villar, Eduardo; Martínez de Toda, Fernando
  • Título: Distribución territorial y caracterización de la única población de vid salvaje (Vitis vinifera L.) en el Valle del Najerilla (La Rioja).
  • Foro Mundial del Vino, abril de 2008

ENLACES

Ruta a las vides salvajes de Anguiano. ¿Cómo llegar?

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO:

En el Término Municipal de Anguiano se encuentra la primera y más numerosa población de vid salvaje de La Rioja.

El importante entorno histórico que rodea a Anguiano, las características morfológicas de las vides salvajes de la localidad y el conocimiento de la historia vitícola riojana nos lleva a deducir que esta población proviene de mestizajes de vides silvestres autóctonas con antiguas variedades cultivadas para el monasterio de Valvanera, ubicado dentro del término municipal de Anguiano. Aunque hoy en día no se cultivan viñas en la zona porque sus condiciones climáticas dificultan el óptimo desarrollo de la vid para vinificación, se tiene constancia escrita de que desde el siglo XI el convento de La Granja de Anguiano, hoy en ruinas, plantaba vides para satisfacer las necesidades de vino del monasterio de Valvanera (García-Turza, 1990). La visita a estas peculiares vides, es sencilla, podemos hacerlo a pie o en coche, pues se encuentran en una zona de fácil acceso frente a las ruinas de la Granja (cercana al Restaurante La Cañada), entre el camino de Escarzosa y la Mesa de Castillo. También las vemos, pero en menor proporción, en el camino de Anguiano a Matute en las proximidades de las ruinas de La Granja y del río Najerilla.

  • GRADO DE DIFICULTAD: Bajo
  • TIEMPO ESTIMADO:
    • Desde Anguiano: 1,5 horas.
    • Desde Restaurante La Cañada: 10 minutos.
  • MAPA DEL RECORRIDO:
Panorámica aérea con Anguiano al fondo. Vista con orientación sur incluyendo localizaciones de vid salvaje junto a algún dato local de interés.
Panorámica aérea con Anguiano al fondo. Vista con orientación sur incluyendo localizaciones de vid salvaje junto a algún dato local de interés.